Septoplastia (Desviación del Tabique Nasal)

Septoplastia o reparación del tabique nasal es una cirugía para corregir cualquier problema en el tabique nasal, la pared en el interior de la nariz que separa las dos fosas nasales.
Las razones principales para realizar esta cirugía son:

  • Reparar un tabique nasal deformado, torcido o inclinado que bloquea la vía respiratoria en la nariz. Las personas con esta afección por lo regular respiran a través de la boca y pueden ser más propensas a contraer infecciones nasales o sinusales.
  • Si usted está padeciendo sangrados nasales incontrolables.
  • Reparar un agujero en el tabique nasal. Esto se denomina perforación nasal.
Sinusitis

Sinusitis, infección de los senos paranasales, infección sinusal, Sinusitis aguda y crónica o rinosinusitis se refiere a la inflamación de los senos paranasales que ocurre con una infección viral, bacteriana o micótica.
Los senos paranasales son espacios llenos de aire en el cráneo (por detrás de la frente, las mejillas y los ojos) que están recubiertos con membrana mucosa. Los senos paranasales saludables no contienen bacterias ni otros gérmenes. Por lo general, el moco puede salir y el aire circular.
Cuando las aberturas paranasales resultan bloqueadas o se acumula demasiado moco, las bacterias y otros gérmenes pueden multiplicarse más fácilmente.
La sinusitis se puede presentar por una de las siguientes situaciones:

  • Los pequeños vellos (cilios) en los senos paranasales, que ayudan a sacar el moco, no están funcionando en forma apropiada debido a alguna afección.
  • Los resfriados y las alergias pueden provocar la producción de demasiado moco o bloquear la abertura de los senos paranasales.
Un tabique nasal desviado, un espolón óseo nasal o pólipos nasales pueden bloquear la abertura de los senos paranasales.
Roncar

Roncar o ronquido es un ruido respiratorio fuerte, áspero o chillón que ocurre durante el sueño.
El ronquido es común en adultos y no necesariamente es una señal de un trastorno subyacente.

Sin embargo, en algunas ocasiones, roncar puede ser una señal de un trastorno del sueño que se denomina apnea del sueño. Esto quiere decir que uno experimenta períodos en que no respira parcial o totalmente por más de 10 segundos mientras duerme. El episodio va seguido por un ronquido o jadeo súbito cuando se reanuda la respiración y luego el ronquido comienza de nuevo. Si usted sufre de apnea del sueño, este ciclo generalmente se presenta muchas veces durante la noche. La apnea del sueño no es tan común como el ronquido.
Amigdalitis

Amigdalitis es la inflamación (hinchazón) de las amígdalas.
Las amígdalas son ganglios linfáticos que se encuentran en la parte posterior de la boca y en la parte de arriba de la garganta. Normalmente ayudan a eliminar las bacterias y otros gérmenes para prevenir infecciones en el cuerpo.
La amigdalitis estreptocócica es una causa de amigdalitis.
Las amígdalas pueden llegar a estar tan inundadas por infecciones bacterianas o virales que se hinchan y resultan inflamadas, causando amigdalitis. La infección también puede estar presente en la garganta y áreas circundantes, causando inflamación de la faringe. La faringe se encuentra en la parte posterior de la garganta entre las amígdalas y la laringe.

Infección crónica de oído

Infección crónica de oído u otitis media crónica es la presencia de líquido, inflamación o una infección por detrás del tímpano que no desaparece o sigue retornando y causa daño permanente o prolongado al oído.
Una infección crónica del oído ocurre cuando el líquido o una infección por detrás del tímpano no desaparecen. Este tipo de infección puede ser causada por:

  • Una infección aguda del oído que no se alivia por completo.
  • Infecciones repetitivas del oído.

Las infecciones del oído son comunes en los niños dado que las trompas de Eustaquio son más cortas, más estrechas y más horizontales que en los adultos. Las infecciones crónicas del oído son mucho menos comunes que las infecciones agudas

Faringitis

Faringitis, faringitis bacteriana o dolor de garganta, es la molestia, el dolor o la carraspera en la garganta que a menudo hace que tragar sea doloroso.
La faringitis es causada por hinchazón (inflamación) de la faringe, la cual está en la parte posterior de la garganta, entre las amígdalas y la laringe.
La mayoría de los dolores de garganta son causados por una infección viral, como resfriado o gripe. Algunos virus pueden causar tipos específicos de dolor de garganta, tales como la infección de coxsackie o la mononucleosis.

La mayoría de los casos de faringitis ocurre durante los meses más fríos y la enfermedad con frecuencia se propaga entre los miembros de la familia.
Ruptura de tímpano

Ruptura de tímpano, perforación de la membrana timpánica, perforación o ruptura del tímpano,  es una abertura o agujero en la delgada capa de tejido (tímpano) que separa el oído medio del externo.
El tímpano vibra cuando las ondas sonoras lo golpean. Estas vibraciones atraviesan luego los huesos del oído medio y estimulan al oído interno, enviando impulsos nerviosos al cerebro. Cuando el tímpano está dañado, se interrumpe el proceso auditivo.
Las infecciones en el oído pueden causar ruptura del tímpano, con mayor frecuencia en los niños. La infección provoca que se acumule pus o líquido detrás del tímpano y, a medida que la presión se incrementa, éste se puede abrir o romper.
El daño al tímpano también pueden ocurrir a raíz de:

  • Un ruido muy fuerte (trauma acústico).
  • Diferencia en la presión entre el interior y el exterior del tímpano (barotrauma), que puede ocurrir al volar, bucear o conducir en las montañas.
  • Objetos extraños en el oído.
  • Traumatismo en el oído (como una cachetada o explosión potentes).
  • Inserción de aplicadores con puntas de algodón o de objetos pequeños en los oídos para limpiarlos
Glositis

Glositis, inflamación de la lengua, infección lingual, lengua lisa, glosodinia o síndrome de la boca ardiente es una afección en la cual la lengua se hincha y cambia de color, a menudo haciendo que su superficie tenga una apariencia lisa.
La glositis con frecuencia es un síntoma de otras afecciones o problemas, entre ellos:

  • Reacción alérgica a cremas dentales, enjuagues y refrescantes bucales, colorantes en los dulces, plásticos en las prótesis dentales o en los retenedores o ciertos medicamentos para la presión arterial (IECA)
  • Boca reseca, cuando se destruyen las glándulas que producen la saliva.
  • Infecciones virales o bacterianas (incluso el herpes simple oral).
  • Lesión por quemaduras, bordes ásperos de los dientes o por aparatos odontológicos u otro tipo de traumas.
  • Niveles bajos de hierro (llamado anemia ferropénica) o de ciertas vitaminas del complejo B, como la vitamina B12.
  • Afecciones cutáneas tales como el liquen plano oral, el eritema multiforme, las úlceras aftosas, el pénfigo vulgar, la sífilis y otros trastornos.
  • Tabaco, alcohol, los alimentos calientes o condimentos u otros irritantes.
  • Infección por cándida en la boca.

Algunas veces, la glositis puede ser hereditaria y no se debe a otra enfermedad o evento.

Uvulitis

Uvulitis es la inflamación de la úvula, la parte de tejido en forma de lengua pequeña que cuelga del techo de la parte posterior de la boca. Generalmente, está asociada con inflamación de otras partes de la boca, como el paladar, las amígdalas o la garganta (faringe).

Hipoacusia y la edad

Hipoacusia y la edad, pérdida auditiva relacionada con la edad o presbiacusia es la pérdida lenta de la audición que se presenta a medida que las personas envejecen.
Los diminutos vellos dentro del oído ayudan a que uno oiga. Ellos recogen las ondas sonoras y las convierten en señales nerviosas que el cerebro interpreta como sonido. La hipoacusia ocurre cuando estos vellos diminutos dentro del oído se dañan o mueren. Las células pilosas no crecen de nuevo, de manera que la mayor parte de la pérdida auditiva es permanente.
No hay ninguna causa única conocida para la hipoacusia relacionada con la edad. Con mucha frecuencia, es causada por cambios en el oído interno que ocurren a medida que uno envejece. Sin embargo, los genes y ruidos fuertes (como de conciertos de rock o auriculares de música) pueden jugar un papel importante.

Trastornos de las glándulas salivales

Trastornos de las glándulas salivales son afecciones que llevan a inflamación o dolor en los tejidos productores de saliva alrededor de la boca.
Las glándulas salivales producen la saliva, que humedece los alimentos para ayudar en la masticación y deglución. Contiene enzimas que inician el proceso de digestión. También ayuda en la limpieza de la boca, quitando las bacterias y partículas de alimentos. La saliva conserva la boca húmeda y ayuda a mantener en su lugar los aparatos ortodónticos o dentales (como los frenillos).
Todas las glándulas salivales vierten saliva en la boca a través de los conductos que se abren en diversas partes de ésta.
Las glándulas salivales pueden inflamarse (irritarse) a causa de infecciones, tumores o cálculos.

Tinnitus

Tinnitus es el término médico para el hecho de "escuchar" ruidos en los oídos cuando no hay una fuente sonora externa.

Los sonidos que uno escucha pueden ser suaves o fuertes y pueden sonar como silbido, soplo, rugido, zumbido, sibilancia, susurro o chirrido. Uno incluso puede pensar que está escuchando el escape del aire, agua corriendo, el interior de una concha marina o notas musicales.
El tinnitus es común. Casi toda persona experimenta una forma leve de tinnitus de vez en cuando que dura sólo unos cuantos minutos. Sin embargo, el tinnitus constante o recurrente es estresante y puede interferir con la capacidad para concentrarse o dormir.
No se sabe con certeza lo que hace que una persona "escuche" sonidos cuando no hay una fuente sonora externa. Sin embargo, el tinnitus puede ser un síntoma de casi cualquier trastorno auditivo, incluyendo:

  • Infecciones del oído
  • Cuerpos extraños o cera en el oído
  • Lesiones por ruidos fuertes
  • Enfermedad de Meniere, un trastorno del oído interno que involucra hipoacusia y vértigo

El consumo de alcohol, cafeína, antibióticos, aspirina y otras drogas también puede causar ruidos en los oídos.
El tinnitus puede presentarse con hipoacusia y ocasionalmente es un signo de presión arterial alta, una alergia o anemia. En raras ocasiones, el tinnitus es signo de un problema grave como un tumor o un aneurisma

Deterioro del sentido del gusto

Deterioro del sentido del gusto, pérdida del gusto, sabor metálico o disgeusia significa que hay un problema con dicho sentido. Los problemas van desde una distorsión del gusto hasta una pérdida completa del mismo; sin embargo, esta última situación es poco común.
La lengua puede detectar solamente los sabores dulce, salado, agrio y amargo; y mucho de lo que se percibe como "sabor" es en realidad olor. Las personas que tienen problemas en el sentido del gusto a menudo tienen un trastorno en el sentido del olfato que les puede dificultar la identificación del aroma o sabor de un alimento (el aroma es una combinación de sabor y olor).
Los problemas del gusto pueden ser causados por cualquier factor que interrumpa la transferencia de sensaciones de sabor al cerebro o por trastornos que afecten la forma como este órgano interpreta estas sensaciones.
La sensación del gusto a menudo disminuye después de los 60 años. Con mayor frecuencia, se pierden primero los sabores dulce y salado. Los sabores amargo y agrio duran un poco más.

Deterioro del sentido del olfato

Deterioro del sentido del olfato, pérdida del olfato o anosmia es la pérdida total o parcial del sentido del olfato.
La pérdida del sentido del olfato es generalmente el resultado de la congestión nasal o bloqueo de la nariz y no es grave, pero en ocasiones puede ser un signo de un trastorno del sistema nervioso (neurológico).
Es común que se presente la pérdida temporal del sentido del olfato con los resfriados comunes y las alergias nasales, como la fiebre del heno (rinitis alérgica), al igual que después de una enfermedad viral.
Algo de pérdida del olfato se presenta al envejecer. En la mayoría de los casos, no hay una causa obvia o inmediata y no hay un tratamiento.
A menudo se pierde el sentido del olfato con trastornos que impiden que el aire llegue hasta el área de la nariz donde se localizan los receptores olfativos (la placa cribriforme ubicada en la parte superior de la nariz). Dichos trastornos pueden abarcar pólipos nasales, deformidades del tabique nasal y tumores nasales.
Muchos medicamentos pueden cambiar o disminuir la capacidad para detectar olores.